viernes

Paz y felicidad:



 Diciembre es un mes familiar, la Navidad lo llena entero y la vida diaria es una preparación y exaltación de las fechas venideras. Vivamos estos días con la alegría de una promesa que cada año se cumple.

sábado

Tragaluz:




Tragaluz es una idea de Lonneke Gordijn y Ralph Nauta, un proyecto DRIFT, deriva en español, que consiste en cambiar el rumbo de la inercia.
Luces vivas que habitan en una “concha” y que cuando el sol brilla o la música suena se abren y cierran subiendo y bajando, flotan y danzan en el aire, están basadas en los procesos naturales de las flores que atraen y rechazan a las abejas.


La película hecha por Xinix Films nos muestra con todo detalle la realización y la instalación Tragaluz en el Rijksmuseum de Ámsterdam, Holanda.

viernes

Puertas:



Puerta del infierno, Rodin

Las puertas del infierno están en la Tierra, y se especula sobre ellas desde antiguo, Orfeo pasó por una para ir al inframundo a buscar a Eurícide. ¿Dónde están las puertas?

 Valle Hinom
Lago Averno
La “cultura” clásica las situó en varios lugares, para los hebreos existe la entrada al valle de Hinón al sudoeste de Jerusalén, los griegos llamaban Averno al infierno y su puerta estaba situada en un cráter cerca de Cumas, griegos y romanos con sus mudanzas y evoluciones sitúan la puerta del infierno cerca de la ciudad de Hierápolis, (actual Pamukkale, ciudad de vacaciones) todo el que cruzaba esas puertas moría. De hecho, hoy la puerta de la cueva está cerrada, por lo que para muchos turistas pasa desapercibida y ha sido durante siglos ignorada.

Pumukkale
¿Cuántas hay? Dicen que son siete pero entre ninguna real y muchas idealizadas anda el número. (Siete pecados, siete virtudes (estas te conducen a las puertas del cielo)y simbólicamente siete chacras; pero se cuentan muchas más, las llaves y el horario son la voluntad, y nocturno para que no te vean cruzarlas.

Sabemos que no hay demostración real de ninguna, sabemos que es mucho de mitología y un sinfín de creencias religiosas, cada una tiene las suyas, existen multitud de leyendas al respecto, y un poco de romanticismo.

Aqueronte
Todos conocemos la historia del rio, la barca, el perro cabezón y el óbolo.

De las muchas y afamadas elegimos algunas:

 Masaya
En Nicaragua encontramos el volcán Masaya, los nativos consideraban que esa era la puerta al infierno, En el siglo XVI, los frailes españoles bajaron hasta la propia fosa del volcán y confirmaron las creencias nativas, colocaron una inmensa cruz al borde del cráter que 500 años después sigue de pie.

Belice
En la selva de Belice existe una gruta que se identifica en la cultura maya con la entrada a Xibalbá, inframundo gobernado por doce dioses de la muerte, siendo los principales Hun-Camé y Vucum-Camé. Los demás custodiaban de dos en dos  las puertas de lo que es en realidad un increíble laberinto de ríos subterráneos que horadan la península del Yucatán. El Yucatán carece de ríos y lagos.

Fengdu
En la orilla norte del río Yangze, a Fengdu, en China, se le conoce por ser un lugar de descanso para los espíritus de los difuntos. En las inmediaciones hay más de 70 templos con representaciones fantasmales y demoníacas.

Houska
En Praga, se encuentra el castillo de Houska que cuenta con numerosas leyendas Se dice que ahí había una grieta que parecía no tener fin y en donde ocurrían extrañas apariciones. Por lo que  empezaron a llamarlo agujero del infierno. En 1280 se construyó el castillo y la grieta fue cubierta con planchas de piedra para después levantar una capilla sobre la misma para sellar el hoyo del infierno.

San Patricio
En Irlanda, el Purgatorio de San Patricio tiene una leyenda que dice  que había un foso que era la puerta del purgatorio, donde el santo tuvo visiones de los tormentos del infierno. La cueva fue clausurada en 1632.

Monasterio de El Escorial
En España desde donde se edita este blog también hay puertas del infierno, se habla más que de ninguna otra de la que está en el Monasterio del Escorial, cerca de Madrid.
Lucifer vivió en una cueva situada a los pies del Monte Abantos (Sierra de Guadarrama), justo los días entre la expulsión de las cortes celestiales y su destierro al infierno. En esos días, el ángel rebelde comenzó su andadura por toda la tierra donde creó siete puertas para acceder a las tinieblas. Una de ellas estaría en San Lorenzo de El Escorial.
Dicho Monasterio tiene historia propia, incluso albergó un laboratorio de alquimia, y el ocultismo y las leyendas habitan por sus salones, pero lo dejamos para un artículo aparte, aunque en Internet hay información detallada sobre su majestuosidad para quienes sientan curiosidad.


Cada uno cree que sabe cuál es la verdadera puerta del infierno, y posiblemente todos tengan razón, creo que debe haber varias para que no se formen colas.
De las culturas clásicas una de las que más nos ha prestado es la griega y sobre este tema podemos recurrir a la Iliada y la Odisea, Hesidoto también nos ofrece datos, pero en la Eneida de Virgilio podemos encontrar mayores detalles y  donde las distintas secciones de la tierra de los muertos son descritas como un todo.
Caronte
No podemos olvidar la lectura de La Divina Comedia de Dante, una obra que se puede leer varias veces.
Y otra puerta del infierno es aquella que da paso a la Delegación de Hacienda

P.D.  No he encontrado testimonios vivos

miércoles

Algunos cementerios desaparecidos de Madrid:





La palabra cementerio tiene su origen en una palabra griega que significa sueño, en Madrid existen varios lugares donde dormir el último sueño y existieron algunos de los que solo queda la historia.
Hace años los cuerpos se enterraban en el suelo en las iglesias y sus patios,  solamente los mártires se enterraban bajo el altar de las iglesias, esta costumbre se amplió mas tarde a los que donaban su patrimonio a las comunidades religiosas o ejercían mecenazgo en escuelas y conventos.
En el siglo XVIII, el rey Carlos III prohibió que las iglesias fueran usadas para enterramientos, pero empezó a crecer el convencimiento de que si te enterraban lejos de la iglesia lo estabas también de Dios y proliferaron los cementerios parroquiales.  Se dictó una norma para la construcción de un cementerio grande y alejado de la ciudad pero costó mucho que el pueblo aceptara el uso de los cementerios construidos extramuros; el Cementerio General del Norte 
fue el primero en ser ubicado fuera de una iglesia; La leyenda cuenta que la primera persona enterrada fue la condesa de Jaruco, bella mujer cubana que tenía mucho trato con el rey José Bonaparte. (Desapareció en el s.XX y en su solar, la Compañía Madrileña de Tranvías construyó a partir de 1901 sus cocheras y fábrica de electricidad)
El segundo fue el Cementerio General del Sur 
 edificado por José Bonaparte, ya que el cementerio del Norte se había quedado pequeño para los muertos en la Guerra de la Independencia, estaba en lo que en la actualidad se conoce  como Carabanchel Bajo, cerca de la Puerta de Toledo y dividido en siete partes que pertenecían a siete parroquias.
Llegó a ser conocido como el Cementerio de los Ejecutados, ya que las personas ajusticiadas en la Plaza de la Cebada eran enterradas en este cementerio como el famoso bandido Luis Candelas. (En 1942 fue demolido y todos los restos se llevaron al Cementerio de La Almudena).
Algunos cementerios parroquiales hoy desaparecidos son, el cementerio de San Nicolás,
 situado a espaldas de la estación de Atocha. En este cementerio fueron enterrados ilustres personajes de la historia de España como los políticos Agustín Argüelles, Calatrava, Mendizábal y Muñoz Torrero, y los escritores Larra y Espronceda así como los restos de Calderón de la Barca, trasladados desde la iglesia de las Calatravas en abril de 1841. En la mitad del campo había un monumento dedicado a la Libertad (anterior a la estatua de la libertad neoyorquina pero más pequeña) obra de Aparici, que se encuentra ahora en el Panteón de Hombres Ilustres donde se trasladaron algunos de sus ilustres muertos (un lugar interesante).
Aunque fue clausurado el 1 de septiembre de 1884, no fue hasta 1912 cuando se procedió a su derribo. Sobre su solar se construyó una fábrica de cervezas.
El Sacramental de San Sebastián 
construido junto al de San Nicolás, tenía varios patios y su uso se extendió hasta 1884 cuando fue absorbido por el cementerio del Este. Según se dice tuvo el primer panteón/mausoleo de los cementerios de Madrid, perteneciente a Joaquín Fagoaga y familia que fuera el director del Banco de San Carlos, origen del Banco de España. (Tras su demolición se instaló  la compañía Estándar Eléctrica, luego Alcatel y en la actualidad viviendas) Sacramental de San Andrés en la actualidad se encuentra dentro del cementerio de San Isidro.  San Ginés y San Luis:
construido en 1831 y fue probablemente el más bonito de todos, con sus parques y columnas en estilo romántico (Hoy el espacio está ocupado por bloques de viviendas) y el Cementerio de La Patriarcal:

 en principio era sólo para aquellos que trabajaban en el Palacio Real, posteriormente ya para cualquiera, y a pesar de su abandono no fue demolido hasta pasada la Guerra Civil, los niños jugaban en él al fútbol entre ataúdes rotos y huesos desperdigados le llamaban el “campo de las calaveras”. (En 1952 el Estado levantó en el solar el Parque Móvil Ministerial y viviendas de sus funcionarios)

Plano catastral de la situación de la Sacramental de San Luis, a la izquierda de la G. Pegado a la Sacramental, arriba, el cementerio Patriarcal. Debajo en el centro, marcado con el 13, el Cementerio General del Norte


Y por último, en el de la Sacramental de San Martín y San Ildefonso:
de1849 dos años más tarde era uno de los más importantes de Madrid, contaba con cuatro patios y era el situado más al norte, fue clausurado en 1884 pero se siguió enterrando hasta 1902. Finalmente en 1926 se inició su derribo que duró hasta terminada la guerra civil y en los nichos se escondían y se resguardaban de los bombardeos; en él fueron enterrados, entre otros personajes, el pintor Eduardo Rosales y el escritor Ángel Fernández de los Ríos.  En 1952 se planeó levantar en su solar el que sería el Estadio de Vallehermoso, un nombre precioso para una pista de atletismo sobre un antiguo cementerio. El estadio tampoco existe.
Otros cementerios con historia ya desaparecidos son un cementerio visigodo en el actual barrio de Valdebernardo, uno musulmán en la zona de Puerta de la Cebada, uno judío en la zona de Embajadores, el cementerio para nobles situado en el Retiro donde hoy se encuentra el monumento del Ángel Caído. Este cementerio desapareció en 1874.
Hubo también uno para los suicidas, otro para los que morían en un duelo (duelos nada literarios de los que se puede hablar en otro momento)
Desaparecieron, unos por su falta de cuidado y mantenimiento así como por fallos en la construcción. 
Las sacramentales tenían únicamente enterramientos individuales en nichos y sepulturas, lo que explica las ampliaciones de casi todos ellos por la necesidad de espacio para nuevos finados. Sin embargo muchas de las sacramentales se encontraban rodeadas de viviendas, en pleno ensanche de Madrid, lo que favoreció su desaparición.
 
Lo de morirse no es cosa moderna, aunque sí lo es escribir y documentar los hechos. El Hospital de la Buena Dicha u Hospital de Nuestra Señora de la Concepción y Buena Dicha fundado en 1564 había anejo un cementerio con entrada por la calle de los libreros, recogió los cuerpos de Manuela Malasaña, Clara del Rey y el resto de los caídos en los sucesos de 1808

“Forma la muerte y la ausencia
en el alma un cementerio,
con nichos donde el olvido
va enterrando los recuerdos.”
Ventura Ruiz Aguilera