miércoles

Algunos cementerios desaparecidos de Madrid:





La palabra cementerio tiene su origen en una palabra griega que significa sueño, en Madrid existen varios lugares donde dormir el último sueño y existieron algunos de los que solo queda la historia.
Hace años los cuerpos se enterraban en el suelo en las iglesias y sus patios,  solamente los mártires se enterraban bajo el altar de las iglesias, esta costumbre se amplió mas tarde a los que donaban su patrimonio a las comunidades religiosas o ejercían mecenazgo en escuelas y conventos.
En el siglo XVIII, el rey Carlos III prohibió que las iglesias fueran usadas para enterramientos, pero empezó a crecer el convencimiento de que si te enterraban lejos de la iglesia lo estabas también de Dios y proliferaron los cementerios parroquiales.  Se dictó una norma para la construcción de un cementerio grande y alejado de la ciudad pero costó mucho que el pueblo aceptara el uso de los cementerios construidos extramuros; el Cementerio General del Norte 
fue el primero en ser ubicado fuera de una iglesia; La leyenda cuenta que la primera persona enterrada fue la condesa de Jaruco, bella mujer cubana que tenía mucho trato con el rey José Bonaparte. (Desapareció en el s.XX y en su solar, la Compañía Madrileña de Tranvías construyó a partir de 1901 sus cocheras y fábrica de electricidad)
El segundo fue el Cementerio General del Sur 
 edificado por José Bonaparte, ya que el cementerio del Norte se había quedado pequeño para los muertos en la Guerra de la Independencia, estaba en lo que en la actualidad se conoce  como Carabanchel Bajo, cerca de la Puerta de Toledo y dividido en siete partes que pertenecían a siete parroquias.
Llegó a ser conocido como el Cementerio de los Ejecutados, ya que las personas ajusticiadas en la Plaza de la Cebada eran enterradas en este cementerio como el famoso bandido Luis Candelas. (En 1942 fue demolido y todos los restos se llevaron al Cementerio de La Almudena).
Algunos cementerios parroquiales hoy desaparecidos son, el cementerio de San Nicolás,
 situado a espaldas de la estación de Atocha. En este cementerio fueron enterrados ilustres personajes de la historia de España como los políticos Agustín Argüelles, Calatrava, Mendizábal y Muñoz Torrero, y los escritores Larra y Espronceda así como los restos de Calderón de la Barca, trasladados desde la iglesia de las Calatravas en abril de 1841. En la mitad del campo había un monumento dedicado a la Libertad (anterior a la estatua de la libertad neoyorquina pero más pequeña) obra de Aparici, que se encuentra ahora en el Panteón de Hombres Ilustres donde se trasladaron algunos de sus ilustres muertos (un lugar interesante).
Aunque fue clausurado el 1 de septiembre de 1884, no fue hasta 1912 cuando se procedió a su derribo. Sobre su solar se construyó una fábrica de cervezas.
El Sacramental de San Sebastián 
construido junto al de San Nicolás, tenía varios patios y su uso se extendió hasta 1884 cuando fue absorbido por el cementerio del Este. Según se dice tuvo el primer panteón/mausoleo de los cementerios de Madrid, perteneciente a Joaquín Fagoaga y familia que fuera el director del Banco de San Carlos, origen del Banco de España. (Tras su demolición se instaló  la compañía Estándar Eléctrica, luego Alcatel y en la actualidad viviendas) Sacramental de San Andrés en la actualidad se encuentra dentro del cementerio de San Isidro.  San Ginés y San Luis:
construido en 1831 y fue probablemente el más bonito de todos, con sus parques y columnas en estilo romántico (Hoy el espacio está ocupado por bloques de viviendas) y el Cementerio de La Patriarcal:

 en principio era sólo para aquellos que trabajaban en el Palacio Real, posteriormente ya para cualquiera, y a pesar de su abandono no fue demolido hasta pasada la Guerra Civil, los niños jugaban en él al fútbol entre ataúdes rotos y huesos desperdigados le llamaban el “campo de las calaveras”. (En 1952 el Estado levantó en el solar el Parque Móvil Ministerial y viviendas de sus funcionarios)

Plano catastral de la situación de la Sacramental de San Luis, a la izquierda de la G. Pegado a la Sacramental, arriba, el cementerio Patriarcal. Debajo en el centro, marcado con el 13, el Cementerio General del Norte


Y por último, en el de la Sacramental de San Martín y San Ildefonso:
de1849 dos años más tarde era uno de los más importantes de Madrid, contaba con cuatro patios y era el situado más al norte, fue clausurado en 1884 pero se siguió enterrando hasta 1902. Finalmente en 1926 se inició su derribo que duró hasta terminada la guerra civil y en los nichos se escondían y se resguardaban de los bombardeos; en él fueron enterrados, entre otros personajes, el pintor Eduardo Rosales y el escritor Ángel Fernández de los Ríos.  En 1952 se planeó levantar en su solar el que sería el Estadio de Vallehermoso, un nombre precioso para una pista de atletismo sobre un antiguo cementerio. El estadio tampoco existe.
Otros cementerios con historia ya desaparecidos son un cementerio visigodo en el actual barrio de Valdebernardo, uno musulmán en la zona de Puerta de la Cebada, uno judío en la zona de Embajadores, el cementerio para nobles situado en el Retiro donde hoy se encuentra el monumento del Ángel Caído. Este cementerio desapareció en 1874.
Hubo también uno para los suicidas, otro para los que morían en un duelo (duelos nada literarios de los que se puede hablar en otro momento)
Desaparecieron, unos por su falta de cuidado y mantenimiento así como por fallos en la construcción. 
Las sacramentales tenían únicamente enterramientos individuales en nichos y sepulturas, lo que explica las ampliaciones de casi todos ellos por la necesidad de espacio para nuevos finados. Sin embargo muchas de las sacramentales se encontraban rodeadas de viviendas, en pleno ensanche de Madrid, lo que favoreció su desaparición.
 
Lo de morirse no es cosa moderna, aunque sí lo es escribir y documentar los hechos. El Hospital de la Buena Dicha u Hospital de Nuestra Señora de la Concepción y Buena Dicha fundado en 1564 había anejo un cementerio con entrada por la calle de los libreros, recogió los cuerpos de Manuela Malasaña, Clara del Rey y el resto de los caídos en los sucesos de 1808

“Forma la muerte y la ausencia
en el alma un cementerio,
con nichos donde el olvido
va enterrando los recuerdos.”
Ventura Ruiz Aguilera


lunes

efemérides de julio:




Una efeméride es un hecho relevante escrito para ser recordado o conmemorado, celebrado en un determinado día, y también es una sucesión cronológica de fechas con sus respectivos acontecimientos. Gobiernos y otras instituciones recogen los hechos notables y establecen fechas a lo largo del año para conmemorar buenos hábitos, valores y acontecimientos que merecen la pena ser celebrados para sensibilizar y concienciar a la población sobre ellos, son los llamados días mundiales.

Las efemérides se clasifican de diferentes maneras, históricas, hagiográficas o vexilológicas. También astrológicas y heliocéntricas y como ya he dicho las celebraciones de días mundiales.
Las hay por países o internacionales, de guerras, descubrimientos, bodas reales, alzamientos, capturas de narcos, premios Nobel, toda clase de sucesos y eventos y como no nacimientos y muertes. Pues entre tanto donde elegir he escogido las muertes, las sucedidas en el mes de julio, y no todas, son muchas, solamente las que me ha parecido que eran más conocidas por todos

1 de Julio 1974, Fallece Juan Domingo Perón, presidente de Argentina.
“Yo soy un General pacifista, algo así como un león herbívoro”.

2 de Julio1992, Fallece Camarón de la Isla, cantaor español, renovador del cante flamenco.
"El flamenco está hecho, pero sobre lo hecho se puede seguir creando sin engañar, sin mistificar. ¿Por qué tenemos que hacer todos la soleá exactamente igual, como si fuéramos un disco?” 

3 de Julio1971, Muere Jim Morrison, cantante y poeta estadounidense, vocalista de The Doors.
“Si mi poesía intenta algo, es liberar a la gente de sus límites para ver y sentir”.

4 de Julio1826, Fallecen John Adams y Thomas Jefferson, segundo y tercer Presidente de los Estados Unidos, respectivamente.
(Y los dos escogieron para morirse el  Día de la Independencia de los Estados Unidos)

7 de Julio1930, Fallece Arthur Conan Doyle, novelista británico, creador del personaje de Sherlock Holmes.
(Menos famoso que su personaje al que mato y resucitó)

9 de Julio1746, Fallece Felipe V de Borbón, rey de España.                 (¡Uff!  Por un palito)

13 de Julio1954, Muere Frida Kahlo, pintora mexicana del surrealismo
“Doctor si me deja tomar este tequila le prometo no beber en mi funeral”.

13 de Julio1997, Muere Miguel Ángel Blanco, político español, asesinado por la banda asesina ETA
(El jueves 10 de julio de 1997, es secuestrado, tres días después fue asesinado y millones de españoles estallamos en llanto y rabia)

14 de Julio1904, Fallece Paul Kruger, presidente de la república afrikáner de Transvaal.  
(No sé quien es pero da una nota de color)
15 de Julio1904, Muere Antón Chéjov, escritor y dramaturgo ruso.
16 de Julio2003, Fallece Celia Cruz, cantante de salsa, son montuno y bolero cubana. ¡AZUCAR!

18 de Julio1610, Fallece Michelangelo Merisi, Caravaggio, pintor barroco italiano.
20 de Julio1923, Es asesinado en una emboscada el revolucionario mexicano Pancho Villa.
“No me dejen morir así, digan que dije algo”

23 de Julio1999, Muere Hasán II, rey de Marruecos.
27 de Julio1276, Muere Jaime I, rey de Aragón, de Valencia, de Mallorca y conde de Barcelona.
28 de Julio1750, Fallece Johann Sebastian Bach, compositor barroco alemán.
31 de Julio1784, Muere Denis Diderot, filósofo y escritor francés, director de L'Encyclopédie.
“Cuidado con el hombre que habla de poner las cosas en orden. Poner las cosas en orden siempre significa poner las cosas bajo su control”

Los datos los he copiado y pegado si os fijáis algunos han muerto y otros han fallecido, no hay diferencia entre una u otra palabra pero digamos que fallecer se refiere a los que dejan de vivir, por enfermedad o por edad y los que mueren parece que además de morirse igual que los que fallecen también lo hacen por accidente u otra causa no natural. 

sábado

Calle de la Montera:







Hay una calle en Madrid que se llama de la Montera, nombre de origen incierto según a que historiador leamos, dice uno que esto se debe, y no puedo discutirlo corría el siglo XV, que se llama así, de la Montera, porque habiendo en lo que hoy es la Puerta del Sol la salida a los olivares de los caños de Alcalá en los que antes de entrar en Madrid bebió Sancho IV de Castilla, al que llamaban el bravo,  y al montar a su caballo perdió su montera sin que nadie de su cortejo se diera cuenta, con el consiguiente enojo por parte del Rey. Parece que en esa calle colocaron en unas piedras las letras que decían: “Al pasar esta vereda el Rey perdió la montera”. Y también “Como Don Sancho era bravo, caminó con grande enfado”. Coplillas al estilo de los actuales Tweets.


Cuentan otros que en el siglo XVI y estando de rey Felipe II y contando Madrid con Corte del Reino, vivía en esta calle la que fuera esposa, y que quedó viuda, de un cetrero mayor del Rey, era llamado Montero de Espinosa y a la dama se la conocía por el apodo de la Montera, era guapa en demasía y provocaba en los galanes deseos de conseguirla con las consiguientes reyertas entre unos y otros pretendientes, muchas acababan en sangre, era tal el comportamiento de los varones en esa época, las disputas atraían a los alguaciles y curas en disposición de dar una extremaunción y finalmente también a la Santa Inquisición, que en un alarde de intentar que los transeúntes pasearan en Gracia de Dios se sacó un edicto apercibiendo a aquellos que “dieran ocasión a muertes violentas tras pretensiones lascivas” y una carta para la dama en cuestión, decidiendo ella ante tanta presión abandonar la Villa y Corte de Madrid no sin antes legar a la posteridad de la ciudad el nombre por el que hoy día es conocida la calle de sus andares. Narciso Serra le dedicó a la dama unos versos:

«Que si usiría viniera,
aquí de alcalde menor,
que es mucha calle, señor,
la calle de la Montera»

Y aun otra posible explicación,  en el libro “Los nombres de las Calles de Madrid” menciona que en esta calle y a mediados del siglo XVI vivió Juan Carlos y Francisco Lamontera, y de ahí  el nombre de la calle de la Montera, no he podido localizar al personaje y debería ser importante si por él una calle lleva su nombre, pensemos que antes a las calles no se les ponían los nombres de personajillos, y eso sí ninguna calle de Madrid lleva el nombre de un personaje vivo, hay que morirse primero.   

De todas queda una más, quizá la más extendida y la más sencilla, cuando Madrid no tenia skyline se decía que el horizonte que se dibujaba desde esta calle hacia las afueras parecían los picos de una montera. De ahí que se le diera este nombre cuando se inauguró la vía.

Es reseñable que los azulejos en los que está puesto el nombre de la vía estén decorados con una montera taurina y los cordones con alamares pertenecientes también al vestido de torear.

Es una de las diez calles que confluyen en la Puerta del Sol y desde allí sube a la Gran Vía. En la esquina está Casa de Diego, fundada en 1858, comercio dedicado a la venta de abanicos y paraguas y al final, en el numero 47, encontramos un McDonald´s es peculiar por su decoración y cristaleras y ocupa el lugar que ocupó la prestigiosa joyería Aleixandre.


Pero uno de los más famosos y recónditos lugares de la calle de la Montera es la “Taberna Pica Lagartos” y donde Don Ramón del Valle Inclán desarrollo una de las escenas de Luces de Bohemia. Quien vaya a Madrid que no busque la taberna, ni está ni estuvo, existió solamente  en la imaginación del escritor. Sigamos con el mismo escritor y en la misma calle, profundamente interesado por el ocultismo y el esoterismo Valle Inclán no pudo adivinar que en el lugar donde situó dicha escena, concretamente en el número 10-12 de la misma calle, se fundaría años más tarde el Centro de Estudios y Divulgación Espiritista.
A finales del XIX diferentes asociaciones de este estilo irrumpieron con fuerza, en el actual número 24 tuvo su sede desde el año 1854 hasta 1884 el Ateneo Científico Literario y Artístico, por el pululaban personajes de la talla de Manuel Becerra, Amador de los Ríos y José Echegaray entre otros, lo que provocaba una audiencia tan concurrida que según se decía el tránsito por la calle se hacía imposible. Y otro dato en la calle de la Montera tuvo su sede hasta 2004 la Iglesia de la Cienciología, hasta que sus cuentas les permitieron trasladarse a una zona más noble, casualmente vecinos son ahora el también traslado Ateneo Científico Literario y Artístico.
En el siglo XVIII fue una calle de lujo, con comercios a ambos lados y dos lujosas joyerías, que atraían a los personajes más elegantes de la ciudad, en el siglo XX la abrieron en canal
excavar el que sería el primer tramo del Metro de Madrid.

Una calle con dos incendios famosos, miembros del Frente Popular prendieron fuego a la Iglesia de San Luis Obispo que llevaba en pie desde finales del Siglo XVII y hasta el 13 de marzo 1935. Un Teniente de la Guardia Civil que vio como ardía la iglesia dio aviso a los Guardias de Asalto apostados en la Puerta del Sol, pero estos le comunicaron sus órdenes expresas de no disolver ninguna manifestación, por lo que la Iglesia ardió en su totalidad pudiendo ser únicamente salvada su fachada.

El 5 de septiembre de 1987 se declaró un incendio en el edificio que albergaba unos grandes almacenes, los Almacenes Arias el fuego los devastó y el siniestro se cobró la vida de 10 bomberos cuando se desplomo sobre ellos uno de los techos. Años antes, en enero de 1964 ya se había declarado un incendio en los mismos almacenes, y aunque afectó a todas sus plantas el fuego pudo ser sofocado.


En la actualidad y desde 2009 es peatonal, podemos encontrar un Jardín Secreto y algún vestigio de la Movida Madrileña y levantando un poco la vista vemos un dibujo de una espiral acabado en una flecha, es el último recuerdo de Juan Carlos Argüello (1966-1995), «Muelle», pionero del grafiti en España. Y a pesar de todos los intentos por erradicar la prostitución y sus lamentables consecuencias siguen acudiendo cada día las prostitutas y los puteros.



La calle Montera tuvo previa y posteriormente varios nombres (San Roque, Inclusa y San Luis, la Red de San Luis, Montera, Patriota Manzanares y de nuevo Montera) todos hicieron poca mella en los vecinos y hasta en los libros.

“Un día le oí a Ortega que tuvo una parienta que nunca salió de la calle de la Montera y vivió los dos ochos, la cifra ideal de un viviente alerta, sin la decadencia absoluta de la senectud que viene después de los ochenta años” Ramón Gómez de la Serna